Nueva área de tributación: el impuesto digital

Bufet Gambús es un bufete de abogados situado en la ciudad de Barcelona, que cuenta con un equipo de profesionales especialistas en diferentes áreas. Si necesita asistencia jurídica, económica o financiera, no dude en contactar con nosotros. En Bufet Gambús pondremos a su disposición nuestra amplia experiencia jurídica. En el artículo de hoy hablaremos de un tema de actualidad en esta era digital, la implementación del nuevo impuesto digital.

El pasado mes de abril el ministro de Economía, Román Escolano, anunció que el Gobierno tenía previsto presentar cuanto antes el nuevo impuesto digital a las grandes empresas tecnológicas. La idea es que esta nueva área de tributación entre en vigor el próximo año, con la finalidad de ayudar a financiar la subida de las pensiones. No obstante, tampoco se puede descartar que se empiece a recaudar este nuevo impuesto este mismo año, puesto que esperan que su tramitación sea lo más rápida posible.

Según el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se trataría de un impuesto sobre determinados servicios digitales que gravaría las transacciones electrónicas. De esta manera, no se trataría de un impuesto sobre consumidores ni usuarios de estos servicios, sino de un impuesto a grandes empresas que, como precisó Montoro, “no pagan lo suficiente en Estados donde consiguen un importante volumen de negocio”.

En concreto, este impuesto digital o “tasa Google” plantea imponer un impuesto del 3% sobre la facturación por ciertos servicios digitales de las grandes multinacionales (como Google, Facebook, Apple y Amazon) que facturen al año más de 750 millones de euros en todo el mundo, y más de 50 millones en la Unión Europea.

De esta manera, dicha imposición a las empresas que operan en la economía digital permitiría a los Estados gravar los beneficios que se generen en su territorio de aquellas empresas que, aunque no teniendo presencia física, tienen presencia digital o un establecimiento virtual. En nuestro caso, se garantizará que los negocios digitales tributen por aquellas actividades y beneficios que obtengan en España, aunque su domicilio fiscal se encuentre en otro país.

Como ya han hecho otros varios países como el Reino Unido, Francia o Alemania, el Gobierno español ya se encuentra trabajando en su elaboración y prevé introducir esta tasa en el país antes de que se haya acordado a nivel europeo. Así, el territorio español se sumaría a los principales países europeos que ya cuentan con esta nueva figura tributaria. Como aseguró Escolano, el país considera que el actual auge de la economía digital hace necesario esta nueva tributación para que no recaiga toda en la vieja economía.

En resumidas cuentas, el objetivo de este impuesto digital será intentar paliar la desigualdad de la baja tributación de estas grandes empresas tecnológicas en la UE.

Esperamos que el artículo haya sido de su interés. Si necesita de asesoramiento tributario, no dude en consultar con nuestros expertos. Nuestro bufete de abogados de Barcelona le ayudará en todo aquello que necesite.

About Luzneyla