Etiquetado de alimentos: normas orientadas al consumidor

Bufet Gambús es su bufete de abogados y economistas de confianza en la ciudad de Barcelona. Nuestro equipo de abogados, consecuente con aquellos consumidores que requieren más información de los productos alimenticios que consumen, pone a disposición de nuestros lectores el siguiente artículo sobre las normas del etiquetado.

El consumidor de nuestro tiempo es cada vez más exigente. Valora altamente la transparencia y la información de cada alimento que consume. Puesto que la información que se tenga, como consumidores de un producto alimentario, hace parte del proceso de compra e incidirá en la decisión final.

 

Los vendedores deben etiquetar sus productos. Las etiquetas son información, pero sus funciones principales son, entre otras, las siguientes:

  1. Identifican el producto o la marca.
  2. Pueden graduar el producto.
  3. Describen del producto (quién lo fabrica, lugar de fabricación, fecha y cómo utilizarlo de forma segura).
  4. Puede promocionar el producto (las nuevas tecnologías permiten crear etiquetas para hacer más atractivo el producto).

 

Es verdad que tanto los gobiernos como los mismos consumidores se preocupan por las leyes que se deben realizar para amparar de forma legal al consumidor, tanto en el etiquetado como en el envase.

Las últimas leyes que se han dado a nivel de la Unión Europea van destinadas a darle al consumidor seguridad en cuanto a lo que se consume. En España, concretamente en estos últimos días, se ha avanzado por iniciativa propia; específicamente en cuanto a la obligación de incluir en la etiqueta el origen de la leche y los lácteos.

Se ha aprobado recientemente en el Consejo de Ministros el “etiquetado” de origen. Es obligatorio en productos alimenticios. Se empezará a aplicar cuatro meses después de publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Con este real decreto el etiquetado de la leche y los lácteos producidos en España obligatoriamente deben incluir información sobre el país de ordeño, así como también información sobre el país de transformación de la leche utilizada como materia prima.

Cuando el país de ordeño y o de transformación sean solamente España, siempre se indicará España, no debe ponerse Unión Europea (UE). Pero cuando la leche no sea exclusivamente de España, debe indicarse el nombre del país de ordeño y también el nombre del país de transformación. Seguidas de los nombres de los estados miembros de la Unión Europea o fuera de la Unión Europea.

 

Los productos según la norma son los siguientes:

  • Leche y nata, sin concentrar, azucarar ni edulcorar de otro modo.
  • Leche y nata, concentradas, azucaradas o edulcoradas de otro modo.
  • Suero de mantequilla, leche y nata cuajadas, yogur, kéfir y demás leches y natas, fermentadas o acidificadas, incluso concentrados, azucarados, edulcorados de otro modo o aromatizados, o con fruta o cacao.
  • Lactosuero, incluso concentrado, azucarado o edulcorado de otro modo; productos constituidos por los componentes naturales de la leche, incluso azucarados o edulcorados de otro modo, no expresados ni comprendidos en otras partidas.
  • Mantequilla y demás materias grasas de la leche.
  • Quesos y requesón.

 

Esta legislación es muy beneficiosa para el consumidor. No obstante, el reglamento de la Unión Europea sobre información suministrada al consumidor en el etiquetado de alimentos es voluntario de cada país. Cabe anotar que está en marcha por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación una legislación en cuanto al etiquetado de la miel para indicar su procedencia.

La etiqueta es, pues, fuente de información para el consumidor que valora este requisito. Permitiéndole conocer características específicas y tener más claridad del producto antes de adquirirlo.

Si tiene cualquier duda sobre el tema o necesita de asistencia jurídica, económica o financiera, no dude en contactar con nuestro despacho de abogados de Barcelona. En Bufet Gambús estudiaremos su caso si ningún tipo de compromiso.

About Luzneyla